Oda a la Madre Emprendedora “quiero pero no puedo”.

Si te ha gustado, Comparte. Gracias!!

Soy una madre emprendedora y… emprendo para  volar pero no despego.

Emprendo para ser libre pero me siento perdida y confusa.

Emprendo para sentirme útil, capaz, feliz y realizada, pero me siento estancada, frustrada, perdida y enojada.

Emprendo para hacer algo por y para mí pero me saturan las responsabilidades y no sé decir NO.

Emprendo para ayudar a los demás y  dejar mi huella en el mundo, pero me siento un bicho raro y no dejo de compararme y pensar siempre que los demás son mejores.

Emprendo para brillar y compartir lo que sé, pero me siento pequeña, tengo miedo al qué dirán y que no valoren lo que ofrezco.

Emprendo para influir y ser un buen ejemplo  pero no sé por dónde empezar, ni si lo que hago estará bien.

Emprendo para ser dueña de mi tiempo pero en mis prioridades siempre hay otras personas o cosas antes que yo.

Emprendo para vivir haciendo lo que me gusta, pero siento que no sirvo para llevar adelante un emprendimiento y hacerlo rentable.

Emprendo para sentirme útil y aportar a la economía familiar, pero me cuesta hacer clientes,  hablar de mi proyecto, ponerle precio y trasmitir todos los beneficios de mi producto.  

Emprendo porque necesito saber que puedo y sentirme realizada, pero me siento insegura y  me hundo cuando no confían en mí o me dicen que pierdo el tiempo.

Emprendo para  trabajar desde casa, encargarme de la crianza de mis hijos y no dejarlos con nadie, pero no logro organizarme ni priorizar como que debería, al final paso el día enfadada, desbordada y agotada.

Emprendo para no depender  de nadie, sentirme libre y poder gastar sin culpa,  pero me hundo cuando me esfuerzo muchísimo y los resultados no llegan.

Emprendo para que no me manden, pero me muero de miedo cuando me encuentro sola y tengo que tomar decisiones.

Emprendo para vivir y  ya no más sobrevivir, pero la negatividad que ronda mi cabeza me cansa y me enferma.

Emprendo para demostrarme y demostrar al mundo que sí puedo pero siempre dudo si lo estaré haciendo bien y si debería continuar o mejor renunciar y buscar un trabajo seguro.

Emprendo para dar forma a mis ideas pero empiezo mil y dejo mil y una.

Emprendo para compartir mis talentos pero tengo miedo a equivocarme, al qué dirán y a exponerme.

Emprendo para disfrutar mientras trabajo pero encuentro demasiadas tareas que me dan miedo o no sé hacer.

Emprendo para crecer, compartir y trabajar en equipo, pero me cuesta delegar y no llego a todo.

Emprendo para levantarme con ilusión pero escucho los comentarios que vienen de fuera y me hundo.

Esta es la historia de muchas madres emprendedoras (también fue la mía hace un tiempo) que se levantan cada mañana con ganas de comerse el mundo pero viviendo una realidad muy diferente a lo que habían imaginado.

Buscan información y orientación, pero terminan saturadas y confundidas, sin saber si deben continuar o renunciar, porque persistir cuando estás sola y no sabes si vas por buen camino es realmente complicado.

Si tú eres una de estas mujeres, que quiere volar pero no despega, si tienes dudas al respecto y sientes que por aquí están los retos que tienes como madre emprendedora, te invito a participar gratuitamente en el  grupo de Facebook “Madre Emprendedora Libre y Feliz” donde estaremos discutiendo con mayor profundidad estos temas mes a mes y tendrás la oportunidad incluso de conocer mi historia y hacerme las preguntas que desees.

Sinceramente creo que hacen falta más madres en el mundo que puedan ganarse la vida trabajando en lo que les apasiona y lo que mejor saben hacer, porque cuando lo hacen se convierten en un faro que ilumina la vida de sus hijos y de todos los que las rodean.

Si tú eres una de ellas, tienes derecho pero también la responsabilidad contigo misma y con el mundo, así es que camina acompañada para que llegues más lejos.

Pincha AQUÍ para solicitar tu acceso al grupo de Facebook “Madre Emprendedora Libre y Feliz”