¿De dónde nacen tus expectativas?

En el artículo anterior «El bucle de las expectativas» vimos que cuando dejas algo a medias, el problema no eres tú ni ese algo, sino tus expectativas.  Y nos quedamos en la pregunta… ¿de dónde nacen tus expectativas?

La respuesta más directa y sencilla es que tus expectativas nacen de tus «necesidades emocionales».

Ahora, ¿qué son tus necesidades emocionales?

Pongamos un ejemplo para que se entienda bien.

Un objetivo muy común en una madre emprendedora es querer generar ingresos haciendo algo que le apasione para sentirse realizada.

El Objetivo o expectativa es generar ingresos y vivir de su pasión

La Necesidad emocional es sentirse realizada, querida, reconocida y valorada.
Y otro concepto importante unido a esa necesidad es…

Tu Realidad emocional: no me siento capaz, no soy suficiente o los demás son mejores que yo,..

Lo habitual en la mayoría de los emprendedores es enfocarse en conseguir sus objetivos porque creen que de esa forma cubrirán sus necesidades emocionales y que su realidad emocional cambiará.

«¡Cuando logre mis objetivos me sentiré segura, orgullosa, realizada y sin miedos!»

Pero debes saber que…  eso NO ES CIERTO, más bien si te enfocas en tus  expectativas y objetivos te puedes encontrar con estas 2 situaciones:
 
1-que nunca llegues a lograr tus objetivos aunque le dediques mucho tiempo, dinero y esfuerzo.
 
2-que consigas tus objetivos pero no sientas satisfecha y rápidamente te enfoques en un nuevo objetivo.

de donde nacen tus expectativas¿Y por qué sucede esto?

Porque al centrarte en tu objetivo…

1.-te estás olvidando de ti, de tus necesidades y de tu realidad emocional.

2.-esperas cambiar tu condición interna con algo externo, lo cuál es una locura porque sería como esperar que se te quite el hambre viendo comer a otros.

3.-Si no te conoces bien y trabajas en lo que sientes y piensas, esa realidad interna se manifestará en tu camino en forma de sabotaje a cada paso que des…

Por ejemplo…

Si sientes que «no eres suficiente» eso te llevará a cobrar menos por tus productos o servicios, o a trabajar sin cobrar, frustrarte, desmotivarte o abandonar tu proyectos por sentir que no funciona, mantenerte escondida por el miedo a exponerte o fracasar, etc, etc…

Por lo tanto,
si tus expectativas u objetivos no están alineados con tus necesidades y tu realidad emocional, aparecerá el auto-sabotaje en tu camino sin que puedas evitarlo.
El tema es que nadie nos dijo que podíamos aprender de lo que sentimos, al contrario, nos dijeron que era malo sentir vergüenza, miedo o  pereza, porque eso nos alejaba de nuestros objetivos, pero en realidad, lo que te aleja es no mirar y por lo tanto no resolver o gestionar esos frenos.

sin coherencia no hay resultados

De ahí la importancia de emprender desde el SER, trabajando en ti porque…
sin coherencia no hay resultados.
Por lo tanto no luches por lograr tus objetivos para sentirte segura, más bien trabaja en ti primero para sentirte segura y desde ahí avanzar hacia tus objetivos sin sabotearte.

Ahora, tal vez la pregunta que te estés haciendo sea…

¿Cómo puedo identificar mis necesidades emocionales y trabajar en mi realidad emocional para lograr mis objetivos sin caer en el auto-sabotaje?

De eso hablaremos en el próximo post 😉

Sigue atenta y mientras tanto….  Apúntate GRATIS a la masterclass:
«3 OBSTÁCULOS QUE TE IMPIDEN VIVIR DE LO QUE TE APASIONA Y CÓMO VENCERLOS» en

Desde allí podrás pedir una sesión gratis conmigo de 30 minutos donde te ayudaré a identificar estos puntos tan importantes para avanzar en tu vida y en tus proyectos de manera fácil, cómoda y fluida.

Feliz día y recuerda…

Emprender no es una profesión, sino una transformación personal que empieza trabajando en tu SER y que además te aportará el equilibrio que tanto deseas como madre y emprendedora.

Emprender no requiere Valentía ni Coraje


 

Si el sueño de tu vida es ser Madre Emprendedora pero AÚN NO HAS TOMADO ACCION… este mensaje es para ti.

Especial para las madres emprendedoras que incluso no se consideran madres emprendedoras porque no han empezado,  no han dado el paso porque no saben a qué dedicarse o si lo saben no tienen claro por dónde empezar.

Si tú eres una de ellas probablemente te mantienes en la parálisis en la frustración porque sientes que la vida pasa, el tiempo vuela y tú estás sin hacer nada, sin dedicarte a lo que te apasiona y sin darle salida a tu talento.

Eso te hace sentir frustrada y con esa sensación de arrepentimiento y de decepción sobre ti misma.

Si esto te resuena déjame un comentario y comparte lo que piensas y lo que sientes.

Cuando te sucede esto hay una parte de ti que piensa que necesita ser valiente o tener coraje para dar el salto y esto es lo que aterra realmente.

Interiormente nos damos cuenta de que ni somos valientes ni tenemos coraje, y de alguna forma no consciente

lo vamos postergando, nos vamos desenfocando de eso que realmente queremos, lo vamos dejando pasar, un día, otro y al final nunca damos el paso.

Nos aparecen un montón de razones que nos sustentan como … «no tengo tiempo», «no tengo el dinero que creo que necesito» o simplemente «no tengo claridad de qué es lo que quiero hacer… entonces no me voy a lanzar a ciegas… ¿no?

Pero ante esa creencia de que tengo que ser valiente, de que tengo que ponerme en marcha, de que los miedos hay que enfrentarlos…

…yo te diría que NO.

¡Nada más lejos de la realidad!

No necesitas coraje ni valentía para emprender.

¿Por qué?

Durante toda nuestra vida hemos tenido una educación que

nos ha limitado que no nos ha potenciado el mostrar lo que somos realmente, sino al contrario…

…nos han juzgado, nos han criticado, nos han rechazado, nos han obligado a hacer las cosas que no queríamos.

Todas esas situaciones que pasaron me condicionan, empiezo a creer que «no soy capaz, que no soy

valioso, que no soy suficiente, que soy tímida, o poco

valiosa, o soy lenta.

Todo eso me hace creer que para emprender necesito valentía y coraje.

Y empezar a decirme y a recordarme que «sí que soy valiosa» y empezar a tomar acción.

Eso es lo que nos han enseñado y como actúa la mayoría de las personas, sin embargo, es un grave error porque lo que estamos haciendo es dejando de lado un punto importante.

El «no creerte capaz» no es real, es una creencia limitante que ha surgido de tus heridas del pasado.

Si crees que la valentía lo arregla todo, estás perdiéndote una gran oportunidad para conocerte, y lo peor es que cada vez que llegue a tu vida una situación difícil volverás a sentir que no eres capaz.

Si trabajas las creencias que te paralizan y te limitan; la parte emocional, los miedos, las heridas y los bloqueos… tu seguridad y tu confianza van a brotar de forma natural desde tu interior sin que tengas que hacer un esfuerzo.

Entonces por qué no empezar por ahí, por tu SER, de forma que tu potencial  se restablezca de forma natural y puedas hacer lo que deseas sin tanto esfuerzo y sacrificio.

Si estás interesada en seguir aprendiendo sobre estos temas dale «me gusta» a este artículo y compártelo ya que hay muchas madres emprendedoras que necesitan esta información como el agua.

Queremos que la mujer emprenda, que haga eso que le gusta y que lo disfrute, sobre todo, que no sea una carga más, una presión, pues ya tiene bastantes.

Me encantaría que me dejaras un comentario con lo que tú piensas y en qué situación te encuentras.

Sígueme en mi Fanpage https://www.facebook.com/esperanzasanchezmentora

o apúntate a mi masterclass «3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos» en https://esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

Así podrás estar informada de todo lo que hagamos para ayudarte a dar el paso y vivir de lo que te apasiona.

Porque recuerda… Emprender no requiere Valentía ni Coraje.

El éxito de tu proyecto empieza trabajando en ti.

Hoy tengo un mensaje muy especial para las madres emprendedoras que tal vez no se consideran madres emprendedoras porque no han dado el paso, pues están todavía en la incertidumbre, no saben qué hacer, a que dedicarse o cómo hacerlo.

Si eres una de ellas, para empezar quiero compartir contigo una metáfora muy interesante que seguramente ya conoces.

La historia del bambú, es una planta que durante siete años, después de haber puesto la semilla en la tierra, no crece y parece que se haya secado porque no hay resultados, no hay crecimiento y si uno no lo supiera podría rendirse, porque siete años esperando que salga algo desespera.

Sin embargo, al cabo de siete años en tan solo treinta días puede llegar a medir hasta TREINTA METROS!! Woww imagínate!!  ¿qué es lo que ha pasado?…

Que ha habido todo un trabajo debajo de tierra de preparación, de fortalecimiento para que después todo eso pueda salir hacia arriba.

Pues ese mismo trabajo es el que nosotras tenemos que hacer para poder brillar y poder mostrar todo lo que somos.

¿Qué sucede? que durante toda nuestra vida hemos estado teniendo una educación que nos ha limitado, que no nos ha potenciado el mostrar lo que somos realmente y ahora tenemos que empezar por ahí, por el SER.

Muchas veces empezamos haciendo muchas cosas para tener un negocio grande y rentable, y tener dinero, hasta que nos damos cuenta de que no funciona.

¿Qué está pasando?

Que no hemos empezado por la raíz, por el SER.

Además… cuando hablo de trabajar en la base se rompe un paradigma y es que para emprender no hay que arriesgarse, no tienes que dejar tu trabajo, no tienes que tirarte a la piscina sin saber nadar, ni necesitas valentía ni coraje, no.

Eso sucede cuando vamos directamente a ponernos en acción, en cambio trabajar en la base significa que vamos a empezar a mirarnos por dentro y eso lo podemos hacer si tenemos otro trabajo, si apenas tenemos tiempo o si nos falta constancia

Mi propuesta es que vayamos avanzando juntas no desde empujarte, ni de impulsarte a qué venzas tus miedos a la fuerza, no, al contrario es un camino donde tú vas a marcar el ritmo.

Tú vas a escucharte y sobre todo vas a conocerte para que puedas crecer a tu ritmo sobre todo con la tranquilidad y la seguridad de que estás haciendo lo que te pide tu interior, tu SER.

Para mí… Ayudar a las Madres Emprendedoras, incluso a aquellas que aún NO han dado el paso, es influir en todo el planeta, por eso dale «me gusta» y comparte este post.

Sígueme en mi Fanpage https://www.facebook.com/esperanzasanchezmentora

o apúntate a mi masterclass «3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos» en https://esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

Y recuerda… el éxito de tu proyecto empieza trabajando en ti.

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.